Esta es una historia como muchas, pero más original, porque la vida de cada persona es única e irrepetible, podría tener semejanzas, pero nada se compara.

Hoy, movido por el sentimiento más bello que es el AMOR, me atrevo a escribir este relato:

Porque un día desperté y mientras muchas personas se dedican a pensar en los triunfos que van atesorar en la vida, yo me di cuenta de que en el momento en que nací de una mujer, alcancé mi mayor ¡VICTORIA!, porqué tener una mamita como la mía, no es cualquiera. Y hoy le rindo honor a ella por sacrificarse continuamente, por abstenerse de muchas cosas que realmente se merece y por traerme a este mundo y no haberme abortado.

Dicen por ahí que cuando los hijos crecen, se olvidan de sus padres…Mentira!

¿Es difícil creer que un hijo ame más a su madre que ella a su hijo?

No lo crean imposible, yo por ejemplo, vivo en constante lucha por decidir con mi mamita, cuál de los dos se ama más.

Hay veces recuerdo las veces que la he hecho sufrir; ya sea por travesuras, palabras hirientes y actos, entonces me pregunto:

¿Cómo puede una persona decir amar a alguien y al mismo tiempo hacerle daño?

Y al ver la otra posición siempre dispuesta a dar oportunidades, llego a la conclusión de que una madre lo perdona todo. Hoy como otras veces te pido perdón mamita por algún dolor que te haya causado y sin proponerme herirte, lo hice. Yo no tengo el don de la poesía, pero quiero que sepas que en verdad lo que te escribo es desde lo más profundo de mi corazón, sería casi imposible relatar aquí todo lo que has hecho por mí, solo tú y yo lo sabemos.

Dicen que no basta con el amor de los hijos, muchas veces hace falta el de pareja, pero nunca crean que sea el más duradero, el amor de un hijo (en este caso el mío) es más sincero, más fiel.

Son amores diferentes, es cierto y como me gustaría poder llenarte solo con el mío, pero aunque sé que no puedo, sé también que es el verdadero.

Mi amor por ti mamita no tiene límites y aunque nos hayan cortado el cordón umbilical físicamente, éste permanecerá ahí por siempre, así como un botón y su ojal, se necesitan mutuamente. Yo le doy gracias a Dios, porque muchos se pasan la vida entera buscando su alma gemela  y yo te encontré a ti mamita, que eres mi Alma Gemela Maternal.

Gracias por ser mi amiga, mamá y muchas cosas más al mismo tiempo, te prometo que tus sacrificios no van a ser en vano, porque algún día te recompensaré.

¿Quieres saber cuánto te amo?

“Si la luna recibiera todo el amor que yo siento por ti…siempre estaría llena”

¡Yo te amo más de lo que tú me amas a mi…Gané!

Autor: Desconocido